martes, 12 de febrero de 2019

LAS BANDERAS DEL COLECTVIO LGTBI+ NO BLANQUEAN EL FASCISMO.

Desde la asociación riojana de lesbianas, trans, bisexuales, gais y diversidades afectivo-sexuales y de género, Marea Arcoíris La Rioja, censuramos la aparición de nuestros símbolos junto a organizaciones políticas que no defienden los derechos del colectivo LGTBI+. El colectivo LGTBI+ no comparte espacio con quienes quieren acabar con él, nuestras banderas no son trapos para limpiar las vergüenzas de quienes carecen de ella. Nuestras banderas, de las y los que luchamos, no son para utilizar como un adrezo, no se instrumentalizan. No somos vuestro photocall, no somos una miserable mercancía, no somos un estúpido escaparate. La bandera arcoíris y la bandera trans tienen un significado irreemplazable, son símbolos de lucha, de lucha antifascista. Resultado de conquistas de derechos y de golpes de la represión, la discriminación institucional, las palizas, las muertes, y que no se nos olvide, resultado de las revueltas contra el poder. Son banderas contra el odio, concretamente contra el odio de los que nunca quisieron vernos como iguales. Nuestras banderas, sí, son nuestras, y tienen un significado que no vamos a permitir que se desvirtúe. No son de los que consideran que llamar matrimonio a la unión homosexual genera tensiones innecesarias y evitables, ni son de aquel al que le gusta enarbolar falsas dicotomías como la planteada entre la hormonación y la salud bucodental. Nuestras banderas son internacionalistas, no están sujetas a naciones. La bandera arcoíris y la bandera trans no se sacan ex profeso junto a la del yugo y las flechas. Todo tiene un nombre, y esto se llama pinkwashing. Un intento de lavado de cara utilizando al colectivo LGTBI+ mientras por otro lado pactan con quienes nos meterían en la cárcel por ser quienes somos. No podemos olvidar que el nulo avance en materia LGTBI+ en La Rioja es responsabilidad de quien gobierna y de sus socios, los que los aúpan al poder. Si tenemos un Ayuntamiento de Logroño que no ha hecho absolutamente nada por los derechos del colectivo es por quienes gobiernan, y por quienes se abstienen para que gobiernen. Nadie nunca pregunta qué piensa el que viene a nuestras manifestaciones, quizás hay que empezar a hacerlo que para eso son nuestras, lo que sí sabemos es que ni Vox, ni Falange, ni España 2000, ni Hazte Oír, ni Alexia comparten espacio con nosotras, sobre todo por nuestros muertos.

sábado, 1 de diciembre de 2018

MAREA ARCOÍRIS CONSIDERA QUE LA TENDENCIA DE CASOS DEL VIH Y SIDA EN LA RIOJA NOS ALEJAN DE SU ERRADICACIÓN.

La asociación LGTBI+, Marea Arcoíris La Rioja, cree que la tendencia ligeramente ascendente de los casos de VIH en La Rioja en los últimos cuatro años nos alejan de su erradicación. Esta tendencia donde se mantienen prácticamente los mismos diagnósticos rompe con un periodo anterior donde los casos registrados decrecían y tenían una tendencia de descenso interanual del 12% desde 1994. Podemos decir claramente que se están estabilizando los casos, pero también, que en los últimos años no ha habido descenso de los casos de VIH, alejándonos de acabar con la infección.


De acuerdo con los datos aportados por la Dirección General de Salud Pública y Consumo, en La Rioja se han detectado este año 23 nuevos casos de infección de VIH (18 son hombres y 5 mujeres). La edad media de los afectados es de 41,1 años y el rango de edad está comprendido entre 17 y 77 años.
En lo que se refiere al sida, en 2018 se han notificado un total de 4 casos nuevos, manteniendo la tendencia descendente registrada en La Rioja desde el año 1994. Todos los casos se han dado en varones mayores de 30 años con una media de edad de 45,8 años.
En La Rioja, se detectó el primer caso en 1986 y, hasta hoy, se han registrado 588 diagnósticos de sida. El ochenta por ciento de los afectados son hombres y el veinte mujeres. Pese a haber mejorado, en general, el diagnóstico en fase de sida nos indica que la detección temprana es todavía un problema a solucionar y en el que hay que poner más ganas, intención política, y sobre todo, presupuesto. Desde la Marea Arcoíris apostamos por la información como mejor herramienta para combatir las infecciones de transmisión sexual, así como el control, la prevención, la coordinación y cooperación de los diversos agentes sociales que trabajan la materia.
Desde Marea Arcoíris hemos repartido material preventivo, 4.000 preservativos, así como información sobre las prácticas de riesgo y sobre las infecciones de trasmisión sexual como el VIH o la Hepatitis C durante más de una treintena de actividades que ha organizado este 2018.

martes, 25 de septiembre de 2018

Marea Arcoíris lanza la campaña #MeQueerRioja para visibilizar y denunciar las situaciones de acoso escolar a personas del colectivo LGTBI+.

El acoso escolar por motivo de orientación sexual o identidad de género supone más del 60% de los casos de acoso escolar. El 43% del alumnado LGTBI+ ha sufrido acoso escolar. Un 17% de los menores LGTBI+ ha tenido pensamientos suicidas. El 48% de los casos de acoso escolar no son denunciados. Los casos de acoso escolar son cada vez más graves. Estos son algunos de los últimos datos sobre acoso escolar a la población menor LGTBI+. 
 
Como venimos diciendo desde Marea Arcoíris los últimos cursos escolares, la única forma de erradicar el acoso escolar por motivos de LGTBIfobia es introduciendo contenidos curriculares educativos que fomenten el respeto, la igualdad y la diversidad. Del mismo modo, creemos crucial denunciar las situaciones de acoso al colectivo LGTBI+. Por ello, desde Marea Arcoíris lanzamos la campaña #MeQueerRioja. El objetivo de la campaña es que las personas LGTBI+ denuncien situaciones de acoso escolar o discriminación en el colegio o instituto por su orientación sexual o identidad de género. Hablar con el profesorado, la orientación del centro y la dirección, contárselo a la familia, a las amigas y amigos, o contactar con nuestra asociación para recibir asesoramiento y apoyo.

Otro de los objetivos es que las y los estudiantes LGTBI+ hagan públicas y, de esta manera, visibilicen las situaciones de acoso y discriminación que sufre el colectivo LGTBI+ en la aulas riojanas. Animamos a utiliza la etiqueta #MeQueerRioja en las redes sociales o enviar un correo electrónico a mequeerrioja@gmail.com para que la denuncia pública sea anónima.
Esta campaña lo que pretende es animar a denunciar situaciones de injusticia y discriminación al colectivo, no solo en primera persona, si no también de quienes son testigos, apelando a que actúen.
La campaña se lanzará hacia todos los centros escolares de La Rioja con carteles y folletos informativos durante estos primeros meses del curso. Además, se desarrollará principalmente en redes sociales. Animamos a estudiantes, profesores, madres y padres, a sumarse a la campaña contando sus experiencias, actuando, denunciando, y en definitiva, evitándolo. Callarse es ser cómplice de un acoso escolar que se cobra víctimas todos los días. 

Queremos recoger cuantos más testimonios mejor, para hacer ver así una realidad de jóvenes LGTBI+ en etapa escolar que muchas veces no visibiliza ni se denuncia. La violencia cotidiana hacia el colectivo LGTBI+ comienza en la escuela, el colegio y el instituto. Esa violencia primaria arranca con malas miradas, con la pena de la soledad, con insultos, con vejaciones, con agresiones, con acoso. Es una violencia que nos marca y estigmatiza para siempre por el hecho de ser lesbianas, trans, bisexuales, gais, intersexuales o tener una expresión o identidad de género no cisheteronormativa. Las víctimas de acoso escolar merecen la atención de las instituciones, una atención que, a día de hoy, es escasa e insuficiente. En concreto, el colectivo LGTBI+ supone más de la mitad de los casos y no se está teniendo en cuenta a la hora, por ejemplo, de elaborar el protocolo de actuación frente al acoso escolar, hablando de la orientación sexual o la identidad de género como motivo, de forma anecdótica. 
 
Necesitamos del compromiso de toda la sociedad para acabar con la discriminación y las situaciones de acoso hacia la población LGTBI+ en etapa escolar, el compromiso de profesores, centros, alumnado, padres y madres con el respeto, la tolerancia y la diversidad.